Toxicidad y Contraindicaciones

La mayoría de los aceites esenciales empleados en alimentación o en medicina carecen de toxicidad y se toleran bien a las dosis terapéuticas usuales. Algunos presentan contraindicaciones, otros son tóxicos. Como consecuencia de su elevada actividad fisiológica, los aceites esenciales deben utilizarse siempre con prudencia.


toxicidad

La opinión de los expertos no es siempre coincidente a la hora de valorar el mayor o menor grado de toxicidad de los diversos AE conflictivos; queda clara sin embargo la asociación del concepto de toxicidad a la presencia en mayor o menor medida de componentes determinados o familias de componentes (p. ej. las cetonas).

En muchas ocasiones se han atribuido acciones tóxicas e intolerancias a un aceite esencial, que era producto de falsificaciones o manipulaciones del mismo, o también de un uso desmesurado.

Prueba de reacción al aceite esencial

Siempre existe la posibilidad de que una persona pueda ser alérgica a algún aceite esencial, aun cuando comúnmente se le considere como seguro.

Si alguna persona es susceptible a la alergia o que tenga una piel sensible debe probar el aceite esencial en una dilución débil sobre un trozo pequeño de piel.

Si se produce una reacción cutánea, no debe utilizarse.