Efectos terapéuticos y sinergias

Con la utilización de aceites esenciales solos o en combinación obtenemos dos acciones: por un lado el efecto puramente físico sobre la dolencia, y por otro lado una respuesta emocional frente a una determinada fragancia.

De forma similar, si creamos un perfume que exprese la personalidad única de un individuo, tendrá un efecto curativo general sobre la persona en su conjunto.

Está comprobado que una persona que padece una afección también tiene una disposición física o emocional de la que puede ser consciente o no, que responderá de forma sutil ante una mezcla determinada de aceites.

De forma similar, si creamos un perfume que exprese la personalidad única de un individuo, tendrá un efecto curativo general sobre la persona en su conjunto.

La sinergia se produce cuando los aceites esenciales mezclados trabajan armoniosamente juntos. Las proporciones de cada aceite esencial en una mezcla pueden ser vitales para la efectividad del remedio en conjunto.

Algunos aceites esenciales, al mezclarlos, producen un efecto mutuamente estimulante, de forma que el conjunto es superior a la suma de las partes.
Por ejemplo, la acción antiinflamatoria de la manzanilla alemana (Matricaria chamomilla) se potencia al mezclarlo con aceite de lavanda (Lavandula vera)

Para crear una buena sinergia, se debe tener en cuenta:

  • El síntoma que se desea tratar
  • Las causas que provocan el trastorno
  • Las características biológicas y los factores psicológicos o emocionales del consultante.