Formas de asimilación de los aceites esenciales

Las formas de asimilación de los aceites esenciales por el cuerpo, las podemos determinar por tres vías principales:
  1. A través del sentido del olfato: por inhalación directa. Se provocan estímulos rápidos en el sistema nervioso central.
  2. A través de la piel: masajes, baños, cataplasmas, compresas, etc. De esta forma se obtienen dos principios relacionados: físico y psíquico
  3. Por vía oral, siguiendo las dosificaciones terapéuticas, bajo la prescripción, control y seguimiento de un profesional médico.
Existen diversas formas de administración de los aceites esenciales en empleo terapéutico:.

VÍA INTERNA

Los aceites esenciales NO deberían tomarse por vía oral sin control médico, ya que no es conveniente la ingesta de AE puros sin diluir, debido a su gran concentración en principios activos, su fuerte sabor y a su carácter potencialmente irritante de la cavidad bucal y de la mucosa gástrica.

Estudios realizados demuestran que los AE sin diluir pueden provocar serios daños en el organismo: graves irritaciones y daños en la mucosa intestinal, sobrecarga en los órganos de eliminación (riñones e hígado), llegando a causar la muerte por la destrucción masiva de las células del hígado.

En cuanto a esta cuestión existen dos tradiciones sobre el uso de aceite esencial por vía interna, con puntos de vista opuestos:

  1. Los aromaterapeutas británicos, americanos y de otros países, siguiendo la tradición de Marguerite Maury, abogan por el uso exclusivamente externo de los AE. Hay que tener en cuenta que la mayoría de los aromaterapeutas de estos países no tienen una preparación médica, por lo que la utilización de la vía oral podría causar serios daños a los clientes.
  2. La otra tradición consiste en utilizar los AE por vía interna. Es seguida mayoritariamente en Francia y también en Alemania. En estos países la gran mayoría de aromaterapeutas son doctores en medicina o naturópatas cualificados, y cuentan con un cuerpo de farmacéuticos preparados en la elaboración de recetas con AE, generalmente en forma de cápsulas que contienen el AE en un excipiente adecuado.

Si se desea tomar aceite esencial por vía oral, se pueden utilizar las cápsulas o “perlas” que pueden adquirirse en la mayor parte de farmacias y en herbolarios.
Se trata de una preparación compuesta por AE diluido en un aceite vegetal, generalmente soja o girasol, siguiendo la posología indicada y siempre bajo la consulta de un profesional sanitario.

VÍA EXTERNA

En aromaterapia es una vía que se puede emplear con un doble objetivo:

  • Empleo local.
  • Acción sistémica.

Esto se debe a las extraordinarias cualidades de penetrabilidad de los aceites esenciales.
Por esta vía la toxicidad de los aceites esenciales es menor. Utilizaremos la vía cutánea en las siguientes situaciones:

  • Afecciones locales de la piel, dermatología y estética.
  • Afecciones musculares y osteoarticulares.
  • Afecciones de órganos próximos: suprarrenales, hígado, pulmones, plexo solar.
  • Afecciones del sistema nervioso periférico y zonas reflejas.
  • Afecciones que precisen cantidades mayores de aceite esencial en el organismo.
  • Pacientes intolerantes en cuidados intensivos, niños, embarazos, etc.

Se descartarán para esta vía los aceites esenciales susceptibles de producir irritaciones, alergias o fotosensibilidad.

Los aceites esenciales fenolados o aldehídicos más irritantes deben diluirse siempre.

Pueden utilizarse los aceites esenciales de las siguientes maneras:

  • Puros (acción local), o muy concentrados, cuanto mayor sea la rapidez de acción que se desee.
  • Incorporados a un aceite vegetal.
  • A una crema, con excipiente que ayude a la penetración.
  • A un gel, solo o combinado con extractos vegetales.
  • En formulaciones para baño, aceite de baño.