Tratamiento de los problemas emocionales

Existe una gran relación entre los estados psicológicos y emocionales con las secreciones hormonales.
Esta unidad funcional, anatómicamente viene determinada por la gran inervación y vascularización de todas las glándulas endocrinas y exocrinas. La hipófisis, encargada de regular el sistema endocrino, está formada en su mitad por neuronas del sistema nervioso central.

La mayoría de los estímulos externos provocan en el organismo respuestas reguladas por el sistema nervioso autónomo y el sistema endocrino.
De la misma forma, nuestros pensamientos afectan a las emociones que generalmente van acompañadas de secreciones hormonales muy concretas.

Es necesario conseguir una armonía entre el sistema nervioso simpático-parasimpático y el endocrino para expresar buenas respuestas adaptativas a las necesidades de la vida, lo que constituye una muestra de buena salud.

Los desequilibrios y síntomas neuro-endocrinos son muy complejos y van desde los pequeños trastornos digestivos y angustias leves a las astenias y depresiones de todo tipo.
En los últimos años se ha demostrado la relación entre el estrés y la depresión del sistema nervioso con las inmunodeficiencias. Por lo tanto el sistema psico-neuro-endocrino es integrador de la homeostasis interna y prácticamente todos los fenómenos de la vida suceden con su participación.

Los aceites esenciales pueden ayudar a regular las disfunciones más frecuentes y benignas mediante la sinergia de sus principios activos que posean una actividad calmante del sistema nervioso, antiespasmódica en la relación del sistema nervioso con la musculatura, y una acción normalizadora de la excitación psicológica y emocional a nivel cerebral.