Aromaterapia y embarazo

Preparación para el parto

Durante el embarazo es muy importante estar sana y en forma, porque el estado físico y emocional tienen gran importancia en el desarrollo del bebé.  

Es importante cuidarse durante los primeros meses, porque desde el momento de la concepción hasta las 8 primeras semanas el feto se desarrolla con gran velocidad.

Es esencial comer bien durante esta etapa, evitar estimulantes y los medicamentos, siempre que sea posible.


El embarazo se caracteriza por un gran aumento en la producción de estrógenos y progesterona. Estos cambios hormonales pueden producir muchos problemas de salud molestos.

Los siguientes figuran como los más comunes:

  • dolor de espalda
  • estreñimiento
  • desmayos y náuseas
  • insomnio
  • cambios en la piel
  • hipertensión
  • problemas circulatorios como: varices y piernas y pies hinchados debido a la retención de líquidos.

La mayoría de estos problemas responden bien a la aromaterapia. Pero se han de seguir unas instrucciones y advertencias especiales.

Los AE que deben evitarse durante los tres o cuatro primeros meses de embarazo incluyen los descritos como emenagogos y unos pocos relativamente tóxicos que podrían dañar tanto a la madre como al feto.
Los AE que no deben utilizarse en este tiempo son:

  • albahaca
  • anís
  • árnica
  • artemisa
  • ciprés
  • enebro
  • gaulteria
  • hinojo
  • jazmín
  • mejorana
  • menta
  • mirra
  • orégano
  • poleo
  • romero
  • rosa
  • salvia
  • salvia esclarea
  • tomillo.

La manzanilla y la lavanda son emenagogos leves y también sería mejor no utilizarlos, incluso evitar en la primera etapa del embarazo la infusión de manzanilla.
Para evitar posibles complicaciones durante la etapa de gestación, es conveniente informar al médico que se desea hacer uso de la aromaterapia, sobre todo si ha sufrido un aborto espontáneo anteriormente o bien existe algún riesgo en el embarazo. Así mismo debe consultar a un profesional de la aromaterapia.

Los aceites que se indican a continuación se consideran seguros para las etapas respectivas del embarazo, pero se han de utilizar en las diluciones que se recomiendan en los tratamientos.

En los 4 primeros meses:

  • Bergamota
  • Cardamomo
  • Eneldo
  • Limón
  • Mandarina
  • Melisa
  • Naranja dulce
  • Pomelo
  • Sándalo.

Después de los cuatro meses:

Podemos añadir los siguientes AE a la lista anterior:

  • Arbol del té
  • Benjuí
  • Cayeput
  • Ciprés
  • Eucalipto
  • Incienso
  • Gálbano
  • Geranio
  • Jengibre
  • Jazmín
  • Lemon-grass
  • Nerolí
  • Niaulí
  • Pachulí
  • Petit-grain
  • Rosa búlgara (en aceite facial)
  • Palisandro
  • Vetiver
  • Violeta-hojas
  • Ylang-ylang.

Después de los siete meses:

En dosis muy bajas y con preferencia en un quemador de esencia o como aceite facial, se puede incluir:

  • Canela (sólo en quemador)
  • Lavanda
  • Manzanilla
  • Romero
  • Rosa búlgara
  • Salvia esclarea
  • Tomillo

TRATAMIENTOS DURANTE EL EMBARAZO

  • En los primeros 4 meses del embarazo, solo se puede realizar un masaje de relajación en el cuello y los hombros. Se ha de sentar o inclinarse sobre una mesa con los brazos y la cabeza apoyados sobre una almohada.
    No se debe intentar ningún otro tipo de masaje.
  • A partir del 5º mes, se puede masajear los hombros y las extremidades con los AE recomendados anteriormente. También se puede aplicar ligeramente aceite en el abdomen para prevenir las estrías.
  • En etapas más avanzadas del embarazo, se concentra el masaje en los hombros, cuello, rostro, cabeza, extremidades, pies y tobillos.
  • Los baños aromáticos pueden disfrutarse a lo largo del embarazo.
  • Pueden constituir uno de los mayores placeres y formas de relajación de la madre gestante.
  • Se deben evitar los aceites peligrosos, así como el agua demasiado caliente.
  • Se recomiendan las siguientes diluciones en el empleo de los AE:
    Baño: 2-4 gotas
    Aceite/loción de masaje: 4-6 gotas en 50 ml de base.
    Quemador de esencias: 4-6 gotas.