Cuidados de la piel

Las glándulas sudoríferas y sebáceas trabajan juntas para mantener la superficie de la piel tersa y equilibrada. Si un tipo de glándula trabaja demasiado o demasiado poco, esto se manifiesta en un tipo de piel grasa o seca.

El utilizar el hidratante indicado para cada tipo de piel ayuda a restaurar el equilibrio y mantener la piel suave y tersa. Incluso aquellas personas con unas glándulas sebáceas superproductivas necesitan un hidratante para reponer la humedad perdida que es lo que hace que predomine esta condición grasienta.


Dependiendo de la tipología (grasa, seca, sensible, etc.), de la edad y del entorno ambiental, cada persona debería utilizar aquellos productos más idóneos para la nutrición e hidratación de su piel.

  • Manzanilla
  • Salvia esclarea
  • Geranio
  • Jazmín
  • Sándalo
  • Ylang-ylang.
  • Cedro
  • Geranio
  • Lavanda
  • Nerolí
  • Pachulí
  • Sándalo
  • Bergamota
  • Eucalipto
  • Enebro
  • Lavanda
  • Limón
  • Lemon-grass
  • Naranja
  • Menta
  • Pino
  • Romero
  • Manzanilla
  • Jazmín
  • Lavanda
  • Rosa
  • Cedro
  • Salvia esclarea
  • Lavanda
  • Ylang-ylang.
  • Salvia esclarea
  • Incienso
  • Mirra
  • Nerolí
  • Incienso
  • Limón
  • Nerolí.

Además, podemos obtener un TÓNICO PARA EL CUERO CABELLUDO, utilizando cualquiera de estos aceites:

  • Arbol del té 
  • Cedro
  • Manzanilla
  • Melisa
  • Milenrama
  • Romero
  • Salvia esclarea
  • Ylang-ylang