Funcionamiento del sentido del olfato

La Aromaterapia es una disciplina terapéutica que aprovecha las propiedades de los Aceites Esenciales extraídos de las plantas aromáticas, para beneficio de la salud y la belleza.


Olfato

Esta antigua ciencia encuentra en la naturaleza la solución para muchos malestares del hombre como así también los secretos para su belleza y bienestar.

En la actualidad, muchos países la han incorporado como terapia complementaria de la medicina ortodoxa en sus hospitales y clínicas.

  1. La nariz, protuberancia del olfato, está formada por el cartílago nasal y el móvil.
    La mucosa olfatoria, denominada pituitaria, está situada en la parte interior y superior de las fosas nasales, y se distribuyen por ella las fibras del nervio olfativo.
    Éste entra en contacto con unas células especiales provistas de cilios que contienen los receptores de las moléculas de olor. La pituitaria mide entre 54 a 100 cm2, y consta de 10 a 20 millones de neuronas de apoyo olfativas .
  2. Las células sensoriales recogen el estímulo y lo transmiten directamente a una parte periférica del cerebro denominada bulbo olfativo (hay dos) a través de las fibras nerviosas, desde donde parten hacia distintas partes del cerebro, el cordón del nervio propiamente dicho.
  3. La mayoría de las rutas nerviosas asociadas con el olfato terminan en las regiones centrales del cerebro, el rinencéfalo, que desde el punto de vista evolucionista, pertenece a las estructuras cerebrales más antiguas de los vertebrados.
    Estas son las partes principalmente responsables de nuestras emociones básicas y de nuestro comportamiento sexual. Forma parte de lo que llamamos inconsciente individual, y éste formará parte del inconsciente colectivo, y por lo tanto, lo nutrirá y será constantemente influido por él.
    La información llega a la corteza cerebral haciendo llegar su mensaje al sistema límbico, formado por núcleos cerebrales y zonas corticoidales ligadas en su totalidad entre sí.
    Su función es la de asegurar la supervivencia y el mantenimiento de la especie (sexualidad).
    Además, interviene en la nutrición, defensa y ataque.
    Este centro se llama también centro sensible, y es el que coordina el comportamiento emocional y los impulsos condicionados por los sentimientos y estímulos.
    Algunas conexiones se establecen con la parte externa del cerebro, el córtex.
    Esta región del cerebro se desarrolló más tarde y es responsable de procesos de pensamiento más elevados.
  4. El mensaje aromático atraviesa la corteza rinoencefálica a través de los neurotransmisores sensoriales.
    Llega al hipotálamo, que es el que regula la secreción de hormonas y las glándulas de secreción interna: la tiroides y las suprarrenales.
  5. Por último, la vía de retorno van a impedir que los estímulos de secreción entrantes no hiperexciten nuestra capacidad olfativa.
    El sistema nervioso central y la síntesis de hormonas son el control del ser humano.
    Es el verdadero equilibrio.

El órgano olfativo en el hombre parece poco desarrollado comparado con el de los animales, en los que puede ser ente diez y mil veces mayor.

Nuestro olfato es 10.000 veces más sensible que el sentido del gusto, y como sus células nerviosas son ramificaciones del cerebro, la información se transmite muy rápidamente, mientras que la percepción de sabor, sonido y tacto es mucho menos directa.

Somos capaces de reconocer hasta 4.000 fragancias diferentes y una nariz muy sensible estaría en condiciones de identificar hasta 10.000.

La pérdida del olfato se denomina anosmia.
Todas las personas son anósmicas para algunos olores.
Hay algunas sustancias a las que el 20% de la población no es sensible.