Los doce sanadores

Según Bach venimos a este mundo para aprender una, a lo sumo dos lecciones.

Cada una de estas lecciones está determinada por el sanador que nos corresponde.

Aunque el Dr. Bach fue muy cauteloso con la astrología, evidenció que los astros, y mayormente la luna, juegan un papel importante en el momento del nacimiento, condicionando la manifestación de las circunstancias que regirán nuestra vida para que comprendamos y asimilemos la lección. 

Por lo tanto en el momento del nacimiento tenemos ya adjudicado uno de los 12 sanadores. 

Cada sanador constituye una emoción básica que define cual es la lección a aprender y cuales los obstáculos que hay que superar, estos 12 sanadores y sus emociones son los siguientes:

  • AGRIMONY (Agrimonia). Disposición a tomar conciencia de los conflictos superando la ansiedad que nos producen.
  • CENTAURY (Centaura). Fuerza de voluntad para evitar la debilidad y el servilismo. 
  • CERATO (Ceratoestigma). Intuición para ser uno mismo y eliminar las dudas. 
  • CHICORY (Achicoria). Generosidad para eliminar los apegos y amar sin poseer. 
  • CLEMATIS (Clemátide). Conciencia del presente para ver la realidad. 
  • GENTIAN (Genciana). Confianza en uno mismo para vivir nuevas experiencias. 
  • IMPATIENS (Impaciencia). Paciencia para vivir el presente y permitir su asimilación. 
  • MIMULUS (Mímulo). Valentía para superar el miedo y transformar las impresiones que lo producen. 
  • ROCK ROSE (Heliantemo). Heroísmo para superar el pánico que manifiesta el ego delante de situaciones límite. 
  • SCLERANTHUS (Escleranthus). Determinación para discernir entre dos posibles soluciones a un problema, utilizando el instinto. 
  • VERVAIN (Verbena). Entusiasmo para valorar nuevos puntos de vista y otros enfoques sin caer en el fanatismo. 
  • WATER VIOLET (Violeta de agua). Acercamiento a los demás para comprender y experimentar.